lunes, 7 de octubre de 2013

Expresión poética a mi ciudad















Expresión poética  a mi ciudad

Juanita Pochet Cala (En su nuevo libro “Criaturas entre los dedos”

Yo nací en una ciudad de luces bañada por las olas, besada por el sol hasta quedarse adentro. Ciudad de avenidas y callejones, de calles empedradas y empinadas, muy cerca del Pico Turquino, el tan virtuoso que en las noches corona a la luna y enamora a las estrellas en complicidad de trovadores y poetas, majestuosa a la falda de la Gran Piedra, guardiana de nuestros cafetales. En la segunda Villa fundada por Diego Velásquez, en su morada se conserva dos siglos del mueble y a su alrededor han quedado los vestigios de la tumba francesa.

Nací en una ciudad donde los hombres hacen sinfonías congueras en días de carnaval y al paso chévere de uno, dos y tres, detrás de la corneta china y los tambores desbordan las calles cual río desbocado.

Nací en una ciudad de magia y hechizo tal que cuando el tambor hace su llamado en los rituales estalla la sangre en luces de bengalas o fuegos artificiales.
Me alimenté con leche de cabra y de chiva, con arroz blanco, congrí, potaje de frijoles y de chícharos, pescado, carne de puerco, chicharrones, plátano maduro frito. Cada domingo al mediodía la mesa vestía sus mejores galas, el mejor refresco el prú oriental, el guarapo de la caña o la champola de guanábana en esa dulce bendición.

Este cuerpo creció con el tierno contraste de los estudios y el trabajo en el campo, para cada jornada era un encanto el sabor a sal en los labios, la camisa mojada, desintoxicación eficaz, tarea para fortalecer mente y cuerpo.
Pertenezco a la generación del “esfuerzo decisivo”, a la caravana del “sí se puede”. Estas manos no están hechas de arenas, supieron adentrarse al alma de la tierra para sacar sus frutos compartidos

Yo me narro, narro, miro, hablo, y a veces me contemplo tan lejana como a cualquier lucero que vemos tintinear pero que está ahí, aferrado a su sitio, somos nosotros o los otros los que giramos o que giran.
Vengo de una ciudad que nunca he abandonado, que me anida y me presiente,
la tengo y la detengo aún cuando camine por otras ciudades hasta que me cruje en encendidos versos.

Mi ciudad vive de novia con el mar y él  le pertenece, en esa Isla de sabor a ron y azúcar, aromatizada en tabaco, donde las Palmas son más altas como dijera el poeta Heredia.

Yo guardo los recuerdos de tardes de café con un trozo de pan, el pudín de harina de maíz con coco en días de ciclones, los quinqués con luz brillante, la furia del viento tocando a cada puerta, el abuelo pilando el café cerca de la patera, mientras la abuela daba de comer a las gallinas; las noches de rondas en el barrio, la gallinita ciega, los juegos a escondidas y mi padre al lado de mi madre romanceando en la acera de la calle.

Nací en una ciudad que es como una muchacha despejada desde la mañana con toda su alma expuesta, donde los parques asisten a los músicos y artesanos. La noche se sienta en sus larga pestañas para abrir puertas a las tertulias, a las peñas, a la Teatrova, no hay un sitio donde no se escuche la voz de un poeta o un guitarrero, es la ciudad de son y de bolero, ciudad que canta a sus muertos y a sus gestas.
Nací muy cerca del sitio donde tal vez comenzó la vida, frente al fuerte, el imponente Morro y la bahía, en la ciudad de coros, serenatas y pregones, donde las frutas son dulces y  jugosas y un blando olor a mango, guayaba o papaya revela la brisa.
Mi ciudad es la ciudad de las caracolas, de las ninfas y los sortilegios, la que abriga al santuario de la Santísima Virgen de la Caridad del Cobre, la del Moncada, la “Rebelde Ayer, Hospitalaria Hoy y Heroica Siempre”, como versa un mural en las alturas. En su pecho de mulata coqueta porta el medallón de Ciudad Héroe.

Nací en una ciudad que en medio de los caos de estos tiempos no despinta el semblante, auténtica y orgullosa sale a recibir el alba para despertar a toda la inmensa isla con un beso intrépido, toda ternura, porque vengo de una ciudad enamorada.
Yo nací amigo, en la bien amada y teúrgica ciudad de Santiago, en Cuba.


Expresiò  poètica  a  la  meva  ciutat.

Traducción al Catalán: Anna Graupera i Vilanova

Jo vaig néixer  a una ciutat de llums banyada per les ones , besada per el sol fins quedar-se  endins. Ciutat d’avingudes i carrerons, de carrers empinats i empedrats, molt a prop del  Pic “Turquino”, el tant virtuós  que en les nits corona a la lluna i enamora els estels en complicitat dels trobadors i poetes, majestuosa a la falda  de la “Gran Piedra”, guardiana dels nostres camps de cafè.

Jo vaig néixer a la segona Vil.la fundada per Diego Velázquez, en el seu habitatge es conserven dos segles del moble i al seu voltant hi resten els vestigis de la tomba francesa.

Jo vaig néixer a una ciutat on els homes fan simfonies “Congueras”  en dies de carnaval i al pas del “Chevere” de un, dos i tres, darrera de la corneta xina i els tambors desborden els carrers com riu desbocat.

Jo vaig néixer a una ciutat de màgia i encís tal, que quan el tambor fa la crida als rituals esclata sang en llums de bengales o focs d’artifici .

Jo em vaig alimentar amb llet de cabra i d’ovella, amb arròs blanc, “congri” i potatge de fesols i de “chicharo”, de peix, carn de porc, llardons, plàtan madur fregit. Cada diumenge al migdia la taula vestia les seves millors gales , el millor refresc  “pru” oriental, el “guarapo” de la canya o la “champola” de “guanabana” en aquesta dolça vendició .

Aquest cos va créixer amb el dolç contrast dels estudis el treball al camp, per cada jorn era un encant el gust a sal als llavis, la camisa mullada, desintoxicació eficaç, feina per enfortir ment i cos.

Jo pertany a la generació del –esforç decisiu-, a la caravana del –si es pot-.
Aquestes mans no son fetes de sorres, saberen endinsar-se a l’anima de la terra per treure’n els seus fruits compartits.

Jo em relato i relato i miro i parlo, i a vegades em contemplo tan llunyana com a qualsevol estel que veiem intermitent  però que es aquí, aferrat al seu lloc, som nosaltres o els altres els que girem o que giren.
Vinc d’una ciutat que mai he abandonat, que m’acull i em present, la tinc i la detinc fins quan camini per altres ciutats fins que en cruixen en encesos versos.

Jo vaig néixer a una ciutat que viu de núvia amb el mar i que li pertany, en aquesta illa de gust a rom i sucre, aromatitzada en tabac, on les palmeres son mes altes com digué el poeta.

Jo deso els records de tardes de cafè amb un tros de pa, el púding de farina de blat amb coco en dies de ciclons, els quinqués amb llum brillant, la fura del vent tocant a cada porta, l’avi molent cafè prop la barca, en tant la iaia donava menjar a les gallines; les nits de rondes al barri, la gallineta cega, el joc de fet i amagar i el meu pare al costat la mare festejant a l’acera del carrer.

Jo vaig néixer a una ciutat que es com una noia desperta des del mati amb tota la seva ànima exposada, a  on els parcs hi assisteixen músics i artesans. La nit s’asseu  a les seves llargues pestanyes per obrir portes a les tertúlies, les penyes, la “Teatrova”, no hi ha un lloc on no s’escolti la veu d’un poeta o un guitarrer, ciutat de “son” i de bolero, ciutat que canta als seus morts i les seves gestes.
Jo vaig néixer molt a prop del lloc on pot esser  va començar la vida, en front al fort, el imponent  “Morro” i la badia, a la ciutat dels cors, serenates, i pregons on les fruites son dolces i sucoses i un tou olor a mango, guaiaba, o papaia  revela la brisa. La meva ciutat es la ciutat de les cargoles, les nimfes i els sortilegis, la que abriga al santuari de la Santíssima Verge del Coure, la del “Moncada”, la -Rebel  Ahir, Hospitalària Avui i Heroica Sempre”- com diu un mural a les altures. En el seu pit de mulata coqueta porta el medalló de Ciutat Heroica.

Jo vaig néixer en una ciutat que en mig del caos d’aquests temps no despinta el semblant i autèntica i orgullosa surt a rebre l’alba per despertar a tota la immensa illa amb un bes intrèpid, tota tendresa, perquè vinc d’una ciutat enamorada.
Jo vaig néixer amic, a la ben estimada i teúrgica ciutat de Santiago, a Cuba.



Expressão poética para minha cidade
Tradução al portuguès: Lulu Colombo

Nasci numa cidade luzente, banhada pelas ondas do mar, beijada pelo sol, até o sol dentro. Cidade de avenidas e de becos, de ladeiras empedradas, pertinho do Pico Turquino; nas noites, ela possui o virtuosismo de coroar a lua e namorar as estrelas com a cumplicidade de trovadores e poetas; majestosa no sopé da Grande Pedra, custódio dos nossos cafezais.

Eu nasci na segunda Vila, fundada por Diego Velásquez; em sua morada conservam-se dois séculos de mobília. Os vestígios do túmulo francês ficaram em volta.
Eu nasci numa cidade onde os homens, no Carnaval, fazem com blocos sinfonias, e ao compasso elegante, de um, dois e três, indo atrás da trombeta (*) e dos tambores, transbordam as ruas qual rio desenfreado.

Nasci numa cidade de tal magia e feitiço, que quando da chamada do tambor nos rituais, o sangue explode em fogos de artifício. Alimentei-me com leite de cabra, arroz branco, com baião de dois, sopa de feijão e ervilhas, de peixe, carne de porco, torresmo, banana frita. Nos domingos ao meio-dia, a mesa vestia suas melhores galas, o melhor refresco de pru oriental (**), o suco de cana ou a vitamina de graviola com leite condensado, nessa doce benção.

Este meu corpo, cresceu com o contraste doce do estudo e do trabalho na roça. Todo dia, o encanto do sabor de sal nos lábios, da blusa molhada; eficaz desintoxicação; tarefa para fortalecer o corpo e a mente.

Eu pertenço à geração do “esforço decisivo”, a caravana do “é, a gente pode!”. Estas minhas mãos aqui, não são de areia; elas souberam se adentrar na alma da terra para tirar dela seus frutos compartilhados.
Narro-me e narro; e olho e falo. Às vezes, contemplo-me, tão longínqua como a estrela-dalva, que a gente vê tilintar, mas ela está aí agarrada em seu sítio. Somos nós ou são os outros os que giram?
Venho de uma cidade que nunca abandonei; ela aninha em mim e me pressente; eu a tenho e a detenho, mesmo andando por outras cidades até me ranger em versos ardentes.
Eu nasci em uma cidade que namora o mar e lhe pertence, nessa ilha com gosto de açúcar e rum, aromada de tabaco, onde as palmeiras são mais altas, como disse o poeta.

Guardo as lembranças das tardes de café e um pouco de pão, o pudim de milho e coco nos dias de furacão, os candeeiros de luz brilhante, a fúria do vento batendo em cada porta, o avô moendo café perto da canoa enquanto a avó dava de comer as galinhas; as noites de paquera no bairro, a galinha cega os jogos de esconder e meu pai ao lado de minha mãe namorando na calçada de minha rua.

Eu nasci numa cidade que é como uma garota diáfana desde a manhã, com a sua alma inteira exposta, onde os parques cuidam dos músicos e artesãos. A noite senta-se sobre os seus cílios longos, para abrir a porta às tertúlias, aos saraus, à Teatrova; não há lugar algum onde não se escute a voz de um poeta ou de um violeiro, cidade de son e de bolero, cidade que canta seus mortos e suas gestas.

Eu nasci bem perto do lugar onde a vida talvez começasse, frente ao forte, o Morro imponente e a baía, na cidade dos coros, serenatas e pregões, onde as frutas são doces e suculentas e onde a brisa revela um cheiro macio de manga, goiaba ou papaia. A minha cidade é a cidade dos caracóis, das ninfas e dos feitiços; cidade que aconchega o Santuário da Virgem do Cobre, a do Moncada, a “rebelde de ontem, hospitaleira de hoje e heroica, sempre!”, como diz no alto de um mural. Em seu peito de mulata vaidosa leva a medalha de Cidade-herói.

Nasci numa cidade que, no meio do caos deste tempo, não despinta o semblante e, autêntica e orgulhosa, sai para receber a alva para acordar a imensa ilha toda com um beijo destemido, de ternura toda, porque eu venho de uma cidade apaixonada.
Amigo, eu nasci na bem-amada e teurgica cidade de Santiago, em Cuba.



N. da T.: (*) em espanhol “corneta china”, “trompetica” ou “trompeta china”. Instrumento de sopro de origem chinês, típico dos carnavais, e especialmente próprio da “conga”, ritmo de origem afro que executam os músicos dos blocos carnavalescos de Santiago (em espanhol: “comparsa santiaguera”), na região oriental da ilha. Foi trazida pelos imigrantes chineses, no Século XIX.
(**) em espanhol “Pru”: bebida refrescante a base de raízes e folhas cozidas de plantas aromáticas, fermentada levemente. Foi levada para a região oriental de Cuba por franco-haitianos, após a Revolução dos escravos, em 1791, no Haiti.


To my City, a Poetic Manifest
Translation from Spanish by Enrique van der Tuin.


I was borne in a city of lights, bathed by waves, kissed by the sun until seduced by it. City of avenues, alleys, end steep cobblestone streets. Near “Pico Turquino”, so virtuous that at night it crowns the moon and courts the stars, and in complicity with poets and troubadours, sits majestic at the side of the “Gran Piedra”, the guardian of our coffee plantations.

I was born in the second “Villa” founded by Diego Velazquez. In his old home and in the nearby area can be found two centuries of furniture and remains of its French grave.

I was born in a city where the men make “conga” symphonies during carnival to the gracious steps of one, two three and with Chinese trumpets and the thunderous drums overwhelms the streets as if it were an overflown river.

I was borne in a city of magic and bewitchments such, that when the drums makes its call on the rituals, the blood explodes in Bengal lights and fireworks. I was fed with goat milk with white rice, and stew of beans with congrí eel, bacon, fish, sautéed pork, and fried ripe plantain. Every Sunday at noon our table was dressed with the best ornaments, the most delicious cocktails of oriental “prú”, “guarapo” of sugar cane or the “champola” of custard-apple in its sweet blessing.

This body grew up with the sweet contrast of studying and working in the fields. Each journey yielded the joy of the flavor of salt in the lips, the efficient detox of a wet shirt. The chores strengthen body and soul.

I belong to the generation of the “decisive effort”, to the caravan of the “yes, we can”.

These hands are not made of sand; they knew how to make it to the soul of the earth in order to harvest and share its fruits.

I, sometimes, recount and narrate and talk to myself and my mind wounds up far away, like a bright star, twinkling, fixed in space, while the world keeps moving, rotating and gyrating.

I came from a city, became part of it and I never abandoned it. It nestles me and foresees me. I have it within me and though I may walk through other ones, it remains mine, rustled in me and my enlightened verses.

I was born in a city that lives as a bride with the sea as the groom who belongs to her, in the island with the flavor of rum and sugar, aromatized
in tabaco, and where the palms are taller, as told by the poets.

I treasure the memories of coffee in the afternoons with crumbs of bread pudding made with corn meal and coconuts, of the days of hurricanes, lit by the shining flames of oil lamps, the fury of the wind knocking on every door, with grandpa grinding the coffee and grandma feeding the chickens. With nights of loitering around the neighborhood’s square, playing blind chicken and  hide and seek while my parents play romance at the edge of the sidewalk

I was born in a city that, early in the morning, it is like a young uninhibited girl, with her soul fully expectant, gathering in the park with musicians and artisans.  And when the night closes its long eyelashes, it allows the opening of the night clubs, sultry gathering places and the theatre “La Teatrova”. There is no place where cannot be heard the voice of a poet, the music of a guitar player; it is the city of the “son” and the “bolero”, a city that sings to its dead heroes and their feats.

I was born very near the site where all begun, facing the fort, the imposing “Morro” and the bay, in the city of choirs, serenades and proclaims, where the fruits are sweet and juicy and the breeze carries the aroma of magoes, guyabas and papayas.

Mine is the city of the caracoles, the nymphs and sortileges, the one that cradles the sanctuary of the “Virgen del Cobre”, of “La Moncada”; of a rebellious yesterday, friendly today and heroic always, as revealed by the mural on its lofty site. On her bosom of coquette “mulata” hangs the medallion of “Ciudad Héroe”

I was born in a city that, even in these chaotic times, it does not lose the colors of its face and comes out, authentic, to welcome the dawn of the new day, to awaken the immensity of the island with a gallant kiss, full of tenderness. I come from a city in love

I was born, my friend, in the beloved and magical city of Santigo de Cuba


Glossary

Pru: afrodisiac néctar made with selected roots from the oriental region, a legacy from our French-haitians roots.

Guarapo de caña de azúcar: The juice of the sugar cane with ice, a delicious drink.

Congri oriental: Also known as “Moors and Christians”, is a mixture of black beans with white rice with added pork, that is served with salads and other side dishes.

Chícharo: Dried peas left to soften in water overnight and then boiled nd prepared as a delicious stew of great nutritional value.

Mangos, guayabas, guanábana: Sweet fruits typical of the tropic.

Champola de guanábana: A mix deink of fruit juice, water, milk and sugar serve on ice.

Teatrova: Artistic movement of the 70’s spareheader by theater young talents, later passed on to troubadours and poets.

Medalla de Ciudad Héroe: A place of historical significance, a legend from colonial times, transcendental in the life of Cubans. A city recognized by its history, culture and hospitality that became the epitome of a rebel city when received the revolutionary army coming triumphant from “Sierra Maestra” to depose the dictator Fulgencio Batista

Congas: Musical groups with drums, trumpets and choruses. They parade through the streets during carnival, with strong beats and rhythms, followed with joy by dancing and singing crowds.

Espressione poetica alla mia città

Traduzione Italiano: Maria D’Alessandro

Sono nato in una città di luci bagnate dalle onde, baciata dal sole fino a essere intrappolato. Città di viali e vicoli, di strade acciottolate e ripide, molto vicino al Pico Turquino, molto virtuosa, corona alla luna e innamora alle stelle in complicità di trovatori e poeti, maestosa ai piedi della Grande Pietra custode del nostro caffè.
Sono nato nella seconda Villa fondata da Diego Velazquez, dove si conservano due secoli dei mobili e i resti della tomba dei francesi.
Sono nato in una città dove gli uomini fanno sinfonie congueras nei giorni di carnevale e al passo chèvere di uno, due e tre, dietro la tromba e la batteria che crescono come fiume di montagna a primavera.

Sono nato in una città di magia e incantesimo, quando il tamburro ai rituali chiama, il sangue si agita nelle luci di razzi o fuochi d'artificio. Mi sono nutrito con latte di capra e pizzetto, con riso bianco, riso e fagioli neri e fagioli e piselli, di pesce, carne di maiale, cotiche, platano maturo fritto. Ogni Domenica a mezzogiorno il tavolo indossava i loro abiti migliori, il meglio rifresco il Pru orientale, il succo della canna o di frutti in quella dolce benedizione.

Questo corpo è cresciuto con il dolce contrasto degli studi e il lavoro sulla terra, per ogni giorno era una delizia assaggiare il sale sulle labbra, la camicia bagnata, come  disintossicazione efficace, per rafforzare la mente e il corpo.
Io appartengo alla generazione del "sforzo decisivo", la carovana di "Si, possiamo". Queste mani non sono fatte di sabbia, erano in grado di penetrare l'anima della terra per tirare fuori i suoi frutti condivisi.

Mi narro e narro e guardo e parlo, e, talvolta, io mi vedo lontana tanto come a ogni stella che noi vediamo tintinear ma che è lì, aggrappato al suo sitio, siamo noi o gli altri che ruotano o che girano.
Io vengo da una città che non mi ha mai abbandonato e che mi coccola e mi pensa, la contengo anche quando cammino per altre città fino a quando mi scricchiola in versi ardenti.

Sono nato in una città che vive fidanzata del mare e che le appartiene in quella isola che sa a rum e zucchero, aromatizzata al tabacco dove le palme sono più alti come dicesse il poeta.

Tengo i ricordi di pomeriggi di caffè con un pezzo di pane, polenta con cocco in giorni di tempesta, la luce brillante delle lampade, la furia del vento bussare ad ogni porta, il nonno pilando caffè vicino al patera, mentre la nonna stava dando da mangiare alle galline, le notti di serenate del quartiere, della gallinetta cieca, i giochi a nascondersi e mio padre innamorando a mia madre sul lato della strada.
Sono nato in una città che è come una ragazza di montagna con tutta l'anima a vista dalla mattina, dove i musicisti ed artigiani frequentano i parchi. La notte seduta sulle sue lunghe ciglie per aprire le porte ai raduni, agli incontri, alla Teatrova, non c'è un posto da dove non si senta la voce di un poeta o di una chitarra, città di son e di bolero, una città che canta i loro morti e le loro opere.

Sono nato vicino al luogo dove forse ha cominciato la vita, contro il forte, l'imponente Morro e la baia, nella città  dei cori, serenate e grida, in cui i frutti sono dolci e succosi e un morbido profumo di mango, guava o papaya che rivela la brezza. La mia città è la città delle conchiglie, delle ninfe e incantesimi, che ospita il Santuario della Vergine del Cobre, Moncada, il "Ribelle Ieri, Ospedaliera Oggi ed Eroica Sempre" come versa un murale sulle altezze. Nel su petto mulatto civettuola porta il medaglione di  Città Eroe.
Sono nato in una città che in mezzo al caos di questi tempi no scolora suo volto, autentico e orgoglioso di ricevere l'alba per  svegliare la grande isola con un bacio audace, tutto tenerezza, perchè vengo da una città innamorata.
Sono nato amico, nella benamata e teurgica Santiago, a Cuba.

Glossario:

Pru: bevanda afrodisiaca che è fatto con radici ( nativa della regione orientale per la presenza di della cultura che ci lascio la franco-haitiana) Guarapo zucchero di canna: il succo di canna con ghiaccio è un deliziosa bevanda. Congri orientale: conosciuta anche come mori e cristiani / è la miscela di fagioli o fagioli neri con riso bianco, quando è cotto suestecito è presente ai tavoli accompagnata da carne di maiale, insalate e carni.
Pisello: piselli secchi in acqua rimasta dal giorno precedente per allentare e poi cominciano a bollire fino prepararlo come qualsiasi stufato (è ricco di sostanze nutritive) Mangos, guava, guanábana: dolci di frutta sono molto tipiche del suco tropicale di champola: ricco di vitamine, preparati con acqua, latte, zucchero e ghiaccio.
Teatrova: nel boom degli anni '70 emerge e raggiunge per la combinazione di nuove ispirazioni della trova con talenti del teatro, poi unisce le mani con creazioni che iniziano a fare trovatori e poeti.
Medaglia di Città Eroe: perchè la sua storia legendaria risalente all'epoca coloniale, era sede di una tappa epocale nella vita dei cubani. Rinomato per la sua ospitalità, cultura e storia. È stata la città ribelle  per eccellenza e ricevuto un  esercito ribelle un primo di gennaio,  venuto giù dalle montagne con il risveglio della patria e del trionfo della rivoluzione, dopo la caduta del dittatore Fulgencio Batista.

Congas: gruppi di cultura dei quartiere con tamburi, corni cinese e canti allegri e ritmato, camminano per le strade in tempo di carnevale e dietro del passo ritmico i fan uniti in gioiosa celebrazione.

lunes, 9 de septiembre de 2013

Las Lágrimas de San Lorenzo y otras lágrimas de dolor






Las Lágrimas de San Lorenzo y otras lágrimas de dolor

Buenos Aires, 6 de septiembre 2013
Por Juana Pochet Cala
Cubana-Argentina

¿Qué impaciencia desborda la mente? ¿Qué misterios nos acusan más allá de lo conocido o lo que está por serlo?
¿Cómo enunciar cada instante en que las sorpresas y las no tan sorpresas nos dejan atónitos?
¿Abrimos las puertas al universo o sencillamente somos tan torpemente engreídos, que no admitimos que somos parte de ese universo? Descuidamos y olvidamos nuestra propia esencia con la prisa y la indiferencia, aplastamos cuanto de sabiduría supusimos conservar.

Hace más de un mes duermo ovillada como niña desamparada, con ilusiones y juegos rotos –cosa terrible- Una nota leída al azar daba vueltas y más vuelta en mi cabeza. “La noche entre el 12 y el 13 de agosto de 2013 se pudo contemplar el apogeo de las o Perseidas, la lluvia de estrellas de mayor intensidad del año”.

Entre la realidad - ficción, la cinematografía y su expansión por todo el espacio cósmico, se dotaba con nuevas fibras mi espíritu, desborde de inquietudes, preocupación infinita en el sin fin de los por qué.

Era la tierra, toda esta inmensidad tierra nuestra, dañada y en constante peligro por la desmesura del hombre.
La tierra-hombre, y desde la tierra a la atmósfera, al especia sideral los desperdicios, los inventos enviados desde la propia tierra-hombre con sus inexactitudes.
Eran los cambios de polaridad solar, eran los cambios de los cambios, ha dejado de ser noticia la ligera inclinación del eje de la tierra.

Aquél día hurgando entre varios diarios del mundo y la sombra de la guerra, volví a leer una nota “los que contemplaron el cielo pudieron ver unos 100 meteoros por hora”.

Cien meteoros por hora- me decía- Todo verdaderamente hermoso, bello espectáculo celestial, leía recordando alguna que otra vez el paso de alguna estrella fugaz.

Por vez primera conozco de este texto que leo: “Las Lágrimas de San Lorenzo son un fenómeno que se produce todos los años cuando la tierra pasa a través del rastro de partículas dejado por el cometa Swift-Tuttle. Esas partículas entran en la atmósfera terrestre y se queman, dejando huellas brillantes. Al observarlas desde nuestro planeta parece que 'salen' de la constelación de Perseo, por lo cual esta lluvia de estrellas se conoce también como 'las Perseidas'.

¿Son las Lágrimas de San Lorenzo, las que me llevan a la angustia, a encontrar cierto paralelo entre lo que se dice, lo que se produce, en los hechos que acaecen en el día a día?

Desde mi gran ignorancia en la materia, siento esas lágrimas como nuestras propias lágrimas cargadas de dolor, mezcla de todo, por todo y con todo. El descreimiento esfuma cualquier magia.

Todas las noches elevamos la mirada al infinito celestial, gira y giramos, damos vueltas y volteretas en un mundo escaso de raciocinio.

Otras noticias de a poco dejan de serlo para volverse en hechos repetidores que pone en vilo a la especie humana, martilla la mente del hombre hasta confundirlo: Caso Edward Snowden, y todas sus consecuencias; el uso de armas químicas en Siria, otra vez en explosión la prepotencia, el llamado a invasión, “Guerra”, juego macabro y bochornoso.

Son los bárbaros del siglo XXI que acechan, destruyen culturas. Injerencias tras injerencias. La vida del hombre lanzada al abismo. La tierra arqueada, terriblemente herida no deja de dar señales, emite su grito estremecedor ante el exterminio.

Allá, en lo alto, el cielo quieto en esta otra parte del mundo, mientras en la otra, no serán lágrimas de San Lorenzo, ni lluvias de estrellas, no será “el espectáculo maravilloso” que señalan los científicos. Ellos hablan del cambio de la polaridad solar donde se supone que en un momento dado el campo magnético solar se reduce a cero, exponiendo a nuestro planeta al viento cósmico y al viento solar. Ellos dicen:

"Imaginemos que la mayoría de nuestros satélites, simplemente dejan de funcionar. No habrá una radio de onda corta, Internet solo funcionará con cable, los teléfonos móviles van a desaparecer", escribe Ranks, subrayando que el cambio puede afectar no solo a Internet o los teléfonos, sino que puede poner en peligro los sistemas de mando y de control nucleares, los complejos equipos de los hospitales o los circuitos bancarios y de cambio”.

En otra nota que sigo señala: “ Los últimos datos de los observatorios solares de la NASA muestran que el campo magnético del Sol está a punto de "volcarse", es decir, de invertir su polaridad. "Nuestro mundo se está acercando rápidamente a un momento nunca visto antes en la historia de nuestra civilización tecnológica que convertirá todas nuestras esperanzas de un gran futuro electrónico en una completa tontería", escribe Ranks, que recuerda que el anterior cambio polar en sol se produjo en 2000, "cuando todo el mundo se conectaba a la Red a través de los módems".

La NASA, la Nasa, me digo una y otra vez en todo este compendio de análisis ¿Será acaso que toda esa tecnología alcanzada ya no es suficiente? ¿Será acaso que dentro de las comunicaciones, que la extensión de las redes ha puesto a la luz cuestiones que convienen mantener en la cara oculta del mismo planeta? Ha habido tanta insistencia en buscar vida fuera de la tierra, mientras que en la misma tierra, los caprichos han olvidado al ser, las ambiciones, la desmesura, la arrogancia tienden a hacerla desaparecer.

Una interrogante atraviesa la garganta: ¿Puede explotar el Sol en cualquier momento?

Allá, en la infinitud, el cielo tachonado. Ojala nunca más lo veamos cruzado, manchado, desangrando a consecuencias de misiles o cualquier armas de destrucción masiva.


domingo, 20 de enero de 2013





Digo, si me llamas

Juanita Pochet Cala
(Del próximo libro Criaturas entre los dedos)

Digo, si te decides alguna vez
Llámame,
ave de madrugada
sombra silvestre
idílica, romántica, tonta…
Llámame
como si fuera aurora
como si fuera agua
como si fuera sol
Irrepetible sueño, mariposa
Llámame,
no importa la hora
ni el momento…
Cuando lo hagas, digo, si te decides…
Acudiré sencillamente
Con la sonrisa cálida
Con el alma despierta
Sin enojos
Sin preguntas
Solo con una flor avivada
en las pupilas
y las ganas abiertas
como anchas avenidas.


  Camino a Tafí del valle

Que ahora yo puedo, ¡puedo!
Cantar con mi voz clara
Cantar desde las entrañas
el misterio de los cerros
La grandeza de los pueblos
historia tan maltratada
historia jamás marchita
de todos los que poblaron
estas magnas serranías.

¿Qué corazón callaría?
¿Qué lagrimar no se excita?
Con tanta vida, con tanta,
con tanta sabiduría.

Dulzón encanto, alegría,
cielo azul, ríos nevados
finísimo torbellino
cristales de rostros fundidos
en las rocas, los caminos,
huellas, huellas del nativo
y el corazón encendido.

El frío viento que llega,
el frío viento susurra,
el frío viento que pasa,
acaricia y mece un canto
un canto jamás perdido.

¿Quién no escuchó?
¿Quién no escucha?

Yaraví por estos lares...
Por la cima de los cerros
Bajo el cielo azul intenso
ensaya el cóndor su vuelo.

Ojos de historia vivida,
festejo por el encuentro
Despierta la Pachamama,
están de fiesta los muertos.

Hay rituales y hay plegarias
El Tata Inti sonríe, guerrero,
guerrero erguido
para alimentar las almas
y hacer más bello el camino

¿Cómo agachar mis palabras?
¿Cómo calmar tanto asombro?

Que ahora yo puedo, puedo
cantar desde las entrañas
Cerros, valles y quebradas,
lengüetas de agua helada
desde la cima en bajada
camino a Taifí del Valle.
 Canto para mi muchacha

 
Muchacha de dulce arpegios
sonatas de sinsonte y tomeguí
Guitarras soñadoras te acarician
Inspiración de poetas en las madrugadas
Coqueteo de palmas te coronan
Eres, mi muchacha dulce, reina en el caribe

Muchacha en disputa por fieras hambrientas
Yo te cuido y elevo un girasol
en tu rostro mestizo y soñador
Isla mía
Punto céntrico de mis pensamientos

Te canto por las calles del mundo
Cuando otros intentan manchar y
ultrajar tu traje…
Ellos se gozan de ti, por todas tus bondades
han sido y son por ti; y hoy son fieras
que quieren devorarte…

Mi muchacha traviesa, dadora de amor,
¡Soñadora y real!

Muchacha desnuda y auténtica
envidia por tu estampa y tu hidalguía
Te eriges en el mismo ojo del huracán
Te yergues flor del tiempo
Ah, mi muchacha crecida
tendida sobre el mar
con los abrazos abiertos
remanso de paz.

Caribeña soy

Somos, agua y barro
Río seco y crecido
Ceiba clavada en el monte
Tomeguín y sinsonte
Caña de azúcar, -miel-

Somos
Mariposas que danzan
batá, caracola, fuego…
Alegría silvestre
despierta a la luz
de cada amanecer


Ah, de mi son, mi guajira

Ah, de mi son, de mi son
Ah, de mi guajira loca
nacida allá en los montes
donde acompaña una palma
y hay un nido de bohío
muy cerquitica del río

Qué magia me trae el viento
junto a toques de batá
Se balancea mi cuerpo
penetra  por mis laderas
estalla fuego en las venas
se han abierto las arterias…

Ah, de mi son, de mi son
Ah, de mi guajira loca
montuno caudal que invoca

Boca dulce cual gramínea
con un beso entrega paz
cuerpo de ninfa y de ceibo
Soy del caribe, no más…
donde las olas se encuentran
y hacen ritos para amar.



jueves, 10 de enero de 2013

Patria en el alma

Ser, estar

No importa adónde estés, 
no importa bajo qué cielo bordes sueños
vueles mares, te hagas roble
No importa
Importa el no dejar de Ser
importa la esencia alimentando al otro,
el dolor de todos compartido, el paso adelante
Importan los amaneceres, ahí se yergue la semilla
Importa la infancia, la adolescencia
juventud querida
nutrida por los padres, los abuelos
ennoblecida por esto que algunos odian y yo amo:
Revolución
Importa, que te importe el dolor del mundo
Ese intento humano
por cruzar fronteras, estrechar abrazos
Sensación de estar, permanecer
No importa sobre los suelos que caminen mis pasos
ellos hacen historia, tu historia y la mía, fundidas,
desnudas contra tantas mentiras
esgrimiendo la palabra Libertad
Aleteo de estrella solitaria, la mía, la nuestra
vibraciones de Patria dentro del alma
con todos los míos, los nuestros
pasajeros del tiempo...motivadores de tiempo
soñadores de sueños alcanzables
Todo esfuerzo corona una sonrisa


martes, 25 de diciembre de 2012

HOMENAJE A MI MADRE, TODA TERNURA, A MI PADRE Y HERMANO

Homaneja a mi madre, quien partiera físicamente el 25 de diembre en Santiago de Cuba. (Dlos del libro inédito Criaturas entre los dedos.





Juanita Pochet Cala (Del libro por publicar, Criaturas entre los dedos)




Vacío

Juanita Pochet Cala (Del libro por publicar, Criaturas entre los dedos)

Sensación de no estar…
Un ángel gris me ha visitado

Madre
Vuelo en un extraño espacio

Ya no podré escuchar tu voz en la distancia
alimentadome ternura

No sé qué hacer con este dolor agudo
Con este aguijonazo, con esta sensación a nada en la garganta
Cuando mis brazos buscaban el preciso momento del abrazo

Mi dulce muchachita, mi estrella perfecta
Ya no estás; y estás en mi sangre, en mi voz,
En la acción de nuevo amanecer…

Partiste esa tarde plácida del veinticinco de diciembre
Dicen que en el adiós final el sol reverendo multiplicaba tu luz
Y una suave brisa reinaba en la paz de tu rostro
Conmoción, amor a despliegue, como eres, como serás,
como nunca dejaste de ser

Conservarás la dulzura de la caña y la visión justa
Partiste para colmar con tu amor otra dimensión
Ah madre, madrecita, mi grande chiquitica
Qué difícil me resultan las palabras…










Madre
Juanita Pochet Cala


Sí, ave de luz
llovízname la vida, sonríeme, anímame
envuélveme manto de ternura
susúrrame desde donde estés,
Visítame en cada instante, cada noche…
Es verdad que lloro, que me ovillo
soy ave perdida en demasiado espacio
haz que mis ojos descansen
Sí, mi alondra de luz, abrázame, abrázanos,
consciente de tu perfume en el espacio
del beso en la frente, caricias tus manos,
tu rostro junto al nuestro
Cómo duele pasar a la costumbre del no estás
cómo cuesta madre, cómo duele la ausencia
Mi grande chiquitica
Sí, ave del tiempo
definitivamente esculpida estrella



Madre mía
Juanita Pochet Cala

Mi vida, qué dulce y hermosa palabra para evocarte. Los años son caricias que marcan
(JPC)

Te duermo en mis pestañas madrecita, para trasmutar a tu presencia vigorosa,
ánima de ánimos, invencible fuerza, constructora de otro tiempo.
En cada amanecer bebo de la copa de ternura al salir a las calles alborotosas
confundida en el bullicio cotidiano, en ese intento por ser tú desde este yo
que no me pertenece, porque me siento de todos para estar en todas las cosas.

Madre, mamá. Los años son caricias que marcan
me lluevo de tu sonrisa, pero lastima el tiempo…
me asustan las aves cuando emigran en  noches largas
las estrellas se vuelven inalcanzables

Mi mariposa dulcificada
Has sabido traspasar los umbrales de la historia para ser historia- la de todos-
grabaste en el horizonte de tu fecundidad una estrella
cinco puntas fundidas en la alborada, espejo para Venus, anunciador de mañanas

Hoy destejo las fibras de un viejo abrigo mientras te pienso
Para quedar detenida en aquel otro tiempo en que nos protegíamos de tempestades
y  quedo dormida en medio de la distancia
Mi vida, con tu presencia querida que me abriga.




Desnudez
Juanita Pochet Cala


Aquí están mis manos
río manso al descuido mis palabras,
página en blanco, el olvido
donde se acunó la última llamada
Yo lo supe
Pude agotar los caminos -es cierto-
Ser por sobre todas las circunstancias es un hito
campanas que coronan el ritual de los cuerpos
desnudez en esta sangre mulata más ardiente y rebelde
cuando acude lo negro a sublevarse
Dime madre, por qué estas manos tendidas siempre al horizonte
Por qué este impulso para hacer poesía
Estas manos mías tan vacías
desnudas entre tantas tempestades
 


Mío amor inmenso
Juanita Pochet Cala


Madre
Esta noche cuando bajes de las estrellas
charlaremos de flores y espinas
que han crecido en mis costillas

A un costado de mis sueños
dejo la ventana abierta…



Para Doña Celeste
Ángel Kandel 23/12/2012


Vaya esta rosa encarnada
en su memoria, Doña Celeste,
no tuve el privilegio de conocerla
pero aquí hay quien de usted me cuente.

Y conociendo a ésta, su "Muestra"
y sabiendo de los que en la Isla están
y de quien quedó pero vive
ya la imagino a usted, Comay.

Sé de su darse al prójimo
y de curar sus heridas,
sé de ofrecer sus manos
ayudando a causa amiga.

Vaya esta rosa encarnada
en su memoria, Doña Celeste,
no tuve el privilegio de conocerla
pero hay aquí quien de usted me cuente.

Y reposa su fragancia encima de un libro abierto
que representa a su Juanela
que desborda  dulzura
y en versos vive y en Poesía vuela.


SOMOS NACIDOS DEL AMOR
El dolor no nos sigue: camina adelante.
Antonio Porchia

A mi padre, invicto Capitán y a mi hermano José Antonio, quienes se nos fueran a otra dimsensión en 1996 de forma intempestuosa. Poesías dedicadas en LA LUNA EN EL BOLSILLO.




PADRE

A mi invicto Capitán de tantos sueños y luz.

Ayer, Padre
Volví en el papalote creado con tus manos,
los primeros dibujos hicieron piruetas.
Estás con los recuerdos nadando en los labios,
hablas de locomotoras con alas, navíos extraños,
tifones en la orilla, pesca de tiburones,
-nunca te supimos pescador- y terminas con ese afán
de estar en los ajetreos de las bicicletas,
muestras tus piernas, tus manos estrujadas;
y leemos en tus ojos una carta de triunfo: Aún puedo.
Ayer, Padre
por vez primera en tantos años
descubrí tu sonrisa infantil y sentí miedo,
los entumecimientos, olvidos ligeros, ira contrariada,
el capricho de no acudir a la hora del almuerzo,
tu ronquido frente al televisor, ese clavetear
a la hora de la siesta y el qué dirán los vecinos,
tu aparición madrugadora, conquistador de las primeras
luces.
Ayer, Padre
quedaron en mis pestañas los paseos en guagua(*).
Tus viajes de trabajo, mi llanto de niña mimada,
ese dominio de atender la casa, tu Cruz Roja,
las fotos de bello personaje junto a mi madre.
Mi invicto Capitán de tantos años
anido aquí, en mi alma, tus relatos de campañas y comparsas
Descubrimos tu faceta de poeta oculto.
Estás viejo, con tus retoños
los ochenta surcos llenos de sueños
en divino pacto con el tiempo.
Te me apagas, viejo
como leño sin destellos,
quieres alcanzar estrellas
y hablas de mares coléricos,
serpientes marinas, en esa ausencia
nublada sombra sapience.
Cierto brillo leo en tu mirada
y te vas a la infancia...
Ah, viejo, compañero mío
reparador de tiempo malgastado,
hacedor de hazañas,
mágico artesano de palabras.
Te me vas apagando poco a poco
y me sublevo ante la cruda realidad,
beso tus manos, tus tiernas manos,
compañero mío, guía perfecto
triunfador del crepúsculo.


Te vas compañero mío

Mi silencio es celestial y es universo
siento que te me vas
como el carruaje de los Reyes Magos,
y me descubro infante
cuando a gritos reclamaba tu presencia.
Quedan desnudas mis manos
si no acaricio tu rostro,
me llueve a torrencial el mundo
compañero mío, es temprano aún,
raudas mariposas vuelan los rincones de tu nave.
Te me apagas como luciérnaga por la tempestad
como el día al paso de la noche;
y siento miedo, siento frío...
Tu esperanza
es mi batalla y mi arsenal,
en esta solitaria lucha
entre fantasmas encarnizados
tú, eternidad de ternura.
Padre
ya no estás para sacudir
mi llanto inútil,
el aguacero de mis palabras,
este frenesí por el verso que arde
más, te siento, sobrepasas alternativas.
Mis dedos son aún hielo
por el contacto con tu rostro;
pero tengo en la mejilla fuego
por el beso azucarado del último encuentro.
En mis pupilas, el universo de las tuyas perdidas ahora,
en la travesía inmortal que decidiste.

NUNCA MUERES

Tu esperanza
es mi batalla y mi arsenal,
en esta solitaria lucha
entre fantasmas encarnizados
tú, eternidad de ternura.
Padre
ya no estás para sacudir
mi llanto inútil,
el aguacero de mis palabras,
este frenesí por el verso que arde
más, te siento, sobrepasas alternativas.
Mis dedos son aún hielo
por el contacto con tu rostro;
pero tengo en la mejilla fuego
por el beso azucarado del último encuentro.
En mis pupilas, el universo de las tuyas perdidas ahora,
en la travesía inmortal que decidiste.


DESCONCIERTO


A mi hermano José Antonio, dulce, inteligente, todo amor.

Desconozco si quedó abierta la ventana,
han entrado los grises...
Saboreo la infancia lejana,
pero los truenos avizoran tempestad.
Un alarido se mezcla en esta gruta
ahuyentando la canción de otrora.
Ya no seremos los mismos
deambula mi mente, me duelo demasiado.
Todo se vuelve gris, ¿por qué este tiempo?
¿dónde la coraza para resistir?

Luego de tantos soles en la ventana
la iglesia gruñe, repica y repicotea,
los clavos de Cristo
los llevo dentro clavados.
¿Adónde vas, pájaro ardiente?
Lucecilla envuelta en sueños.
¿Quién te sometió a dolores?
Las fuerzas en mí se escapan
quiero beber tu alegría,
niño de miel en los ojos,
pajarillo de algodón.
Se me pierden los colores,
nuestro cielo se eclipsó.


PLEGARIA

Las sombras de mi sombra
son siluetas y espuma.
Se me pierden los sueños,
se me oculta la luna.
Llevo un chasquido amargo
y los labios secos, la trunca palabra,
el alma nublada.
... Un sol se va muriendo...
De tanto haber tenido
de goces la sonrisa, hoy la vida es infierno,
quiero llegar antes de la partida.
Hermano, hermano mío,
muchachito travieso, ¿quién se ensaña contigo,
quién te quiebra el mañana?
Me duelen tus dolores, tu vida aguijoneada,
tus proyectos frustrados, ese inmenso horizonte
que se empaña en tus ojos.


PLEGARIA


...y te llamé a la calma
-no me vístete, pedí silencio
Reclamé entender
-no-no me entendiste-
Ay, Vallejo, nunca tan claro,
son fuertes, muy fuertes los golpes de la vida.
Como si el arma suicida vigilara los pasos
o de todos los Dioses escapara la ira.
Remolinos agotan ilusiones
los sueños pasan a una historia
se cierra la página de un libro
apenas comenzado.

Son fuertes, muy fuertes
los golpes de la vida,
como si de repente el sol se nos muriera
y se empeñaran en cambiarnos la suerte,
es esta lucha,
esta batalla por ser.
Un nunca de desnudo en la garganta,
furia atropellada
arrogante condena del Diablo...
Son caprichos, lo sé, de la insolencia,
se me mueren gorriones en las venas.
Ay, Vallejo, que no te equivocaste;
son fuertes, muy fuertes
los golpes de la vida.


DENUNCIA

Me robaron el sentimiento:
lo han robado.
La sonrisa y el sueño:
la alegría.
Me han robado la vida:
la extirparon.


Archivo del blog