lunes, 28 de agosto de 2017

SONETO PARA LA ESCRITORA JUANA POCHET CALA

SONETO PARA LA ESCRITORA JUANA POCHET CALA
·         Publicado por Hildebrando Rodríguez Rodríguez el enero 12, 2016 a las 9:00pm en SONETISTAS... PORQUE EL SONETO ES INMORTAL
SONETO PARA LA ESCRITORA JUANA POCHET CALA

Mi Juana Pochet Cala me apasionas,
me haces sentir feliz con lo que dices
vas coloreando nuestras cosas grises
y me gusta la forma en que razonas.

Con mucha claridad todo lo accionas
y el riego haces llegar a las raíces
de las almas que tienen cicatrices
y a que logren borrarlas las presionas.

La nobleza que luce en tu existencia
hace más agradable tu presencia
y a todos nos ayuda con fervor.

Por la gracia de Dios y de la ciencia,
tu nobleza que siempre se potencia
brilla como si fuera un resplandor.

Hildebrando Rodríguez
C. I. V-651-103
Mérida-Venezuela, 12 de enero del 2016

Mérida-Venezuela, 12 de enero del 2016
Estalla un grito
De Juana Pochet Cala

 "¡Ponnos, señor, encima de la muerte!
¡Agigante, sostén nuestra mirada
para que aprenda, desde ahora, a verte!" 
Blas de Otero.
Toda la tierra empieza a sacudirse
Cada día aprendemos, porque cada día nos duele la sombra
Hay que terminar con la sombra –me digo-
y cada día amanecemos sabor  a sal en los labios
desazón apretada a las sienes, desespero en voces de cósmico temblor
¿Quién escucha? ¿Quiénes?
Cada noche es un estruendo el gemido
desde las entrañas de la tierra
Cada noche acompaña bostezo desesperado,
lamentos, montes desvestidos, caminos,
mares en retirada, avalanchas, temblores, agonía
Tormentas tormentosas, ráfagas, bombas…
Auras cañoneras merodean los espacios
Un pálido sol anda agachado
Quiero que mi grito estalle con tu grito, rompa los aires
Hemos llegado a la cuenta regresiva, ciclo al espanto
La tierra  empieza a sacudirse, se arquea, gime
Intentan robar la luz del sol
OH, tierra, tierra, te crucifican.

martes, 10 de enero de 2017

CABALGANDO CON FIDEL





A PROPÓSITO DEL TEMA
CABALGANDO CON FIDEL
29 de noviembre  de 2016.
Juana Pochet Cala

Querido Fidel. Este canto, me acompañará siempre, como el NECIO, de Silvio Rodríguez.
Cuando llegues a Santiago, nuestro Santiago, inclinará su cima la Sierra Maestra y todos los Picos.
Las Palmas saludarán y harán reverencias sus arencas.  En cada rincón tu nombre se mecerá entre bongós y tambores.
Estallarán en sinfonía espiritual  nuestros negros, escapados de los cañaverales, vueltos  galopes con las huestes mambisas, ya liberados. 
Los dormidos trapiches harán expandir la dulce la gramínea.
Cuando llegues a Santiago, nuestro Santiago, querido Fidel, estarán en Caravana saludando con sus machetes los más de treinta y seis generales de la guerra necesaria, estará Frank, Josué, Pepito, Otto, Tony, Vilma, Gloria. Estarán todos y todas,  como cada vez que vuelves a Santiago; el Moncada entonará la Marcha Victoriosa porque siempre habrá un 26.
Cuando llegues a Santiago, para convertirte en todas las cosas que existan, porque en todas cosas estás y estarás. Tu pueblo todo, junto a sus niños y jóvenes no detendrán sus lágrimas con el adiós que anuncian las partidas, porque somos humanos; y son tristes, muy tristes las despedidas. Nos costará el no verte, pero te sabemos ahí, en cada acción, en cada idea justa, en las alegrías.
Te sabemos erguido,  nos das la fortaleza de seguir la misma senda, de mantener altiva la bandera, de renuncias jamás a la gloria que nos has legado y por la que vivimos.
Te amamos Fidel, por convicción, por agradecimiento y por voluntad propia. Hasta la Victoria Siempre. La Patria agradecida está de luto, sí, pero fortalecida porque nos enseñaste a resistir para vencer y no ser doblegados,  para ser mejor personas, para abrir los brazos en entrega de amor.
Hasta la Victoria Siempre, Fidel.
Juana Pochet Cala.



Duendes
Juana Pochet Cala


Acaban de apagarse las estrellas
no hay chasquido de olas
palidece la noche
Se pierde en los sabores
la última copla...
A veces llegan duendes

a romper la balanza.



Y SE HIZO DE ROGAR LA MADRUGADA


lunes, 19 de diciembre de 2016

Perfil
Juanita Pochet Cala
(Del Libro Criaturas Entre los dedos)

Es esta rabia de ahora, este mordisco por dentro,
este aguacero que lloro.
Me desnombro y me desuso
Me persigo y me persiguen
Cada día es un bostezo de idiotez.
Día asombros, mentiras
pesadilla dormida en las pestañas.

Voy a borrarte al tejer otro horizonte en mi regazo
aunque sea tal vez un dulce engaño.
Haré el sexo frente a tu retrato hasta sublevar las fieras.

Con esta rabia de ahora que muerdo y que me muerde,
te ubicaré en aquel rincón perdido
donde nacieran heroicas batallas

Después de todo, pudiera parecer que
un algo enluta la garganta.

Sin embargo, de ahora en más, escribiré mis asombros
en el techo del cuarto, entre las sábanas,
en las suelas de los zapatos, el cielo de la boca,
regaré por cada rincón de la casa agua bendita,
por si acaso, y encenderé una vela,
antes de desnudarme y desnudar estas delgadas letras.





A Pesar De Los Agobios
Juanita Pochet  Cala
(Del libro Criaturas Entre Los Dedos)


Una mujer camina los pasillos de su espacio
mantiene activa la mirada
La sonrisa puede ser un abanico
pero a estas alturas del año,
esa mujer totalmente agotada
espera días de descanso,
merecido descanso para el cálido abrazo,
regalos de un tiempo que  fortalece.
En su andar, esa mujer se abraza al mundo
estrepitosa carrera de ternura.
Su pensamiento vuela, saborea el vocablo libertad
Se sienta a un costado de sus pensamientos
no permite que fusilen sus sueños.
Extiende las manos, avidez y sensatez
en la urgencia necesaria para proteger el mañana.







Hablo De Este Tiempo
Juanita Pochet Cala

Hablo de un tiempo de quejumbrosos soles
mañanas de fuego, ultraje de pueblos
arrogantes nombres  y la casa juego...

Tiempo de la computación segura hacia la muerte
péndulo y balanza,   miseria humana
 niños hambrientos...

Tiempo en que la conciencia despliega sus alas
los hombres descubren sus calles, y arrancan los clavos...

Hablo de este tiempo de dignidad y amor
 lucha y sacrificio, en que se juntan ideas laboriosas
para desintoxicar la aurora...

Marcha un canto, teje horizontes a pesar de las tormentas...
Siempre, siempre habrá un monumento a la victoria.






Archivo del blog