domingo, 31 de julio de 2011

Despertar

Me nace un corazón pegado al sol dando gemidos Despierto al fin y ahora soy yo quien convoca a comprimir desenfados después que se quemara el cielo del alma Yo la que caminaba por aguas como una larva quien de gérmenes de amor llenó los labios ráfaga Desperté y para siempre con un golpe de ducha y otro de hechizo luego de masticar lágrimas y salir con los dolores del mundo en un puño por donde orinan los hombres al descuido Quién acarició la culpa del cansancio... Despierto de cientos de aguaceros que coronan la garganta la costumbre ha dejado de poblar exhalan mis poros olor a tarde fresca Despierto, reconozco que aún duermen en vapor de rosas los sueños
Publicar un comentario en la entrada

Archivo del blog