jueves, 14 de enero de 2016

¿De dónde?

Juanita Pochet Cala



Desplazarse entre panteras, llegar a las puertas del precipicio,
asomo a lo desconocido, lo imprevisible.
Cruzar fronteras, rostro al descubierto
y esa gota de “qué sé yo”.
Ahí estuvo la cuerda frente a la fuente de los antojos,
punto de empuje a la seducción, leño desamparado
sobre la furia de un mar incierto, inmerecido.
Desde la irremediable sabiduría de la naturaleza,
la furia del mar se volvió tierna mano, protección de Dioses,
respuesta ante la desmemoria, ante la ignominia,
salvador del naufragio, del desespero, bendición de tambores.
Marchar con el sol en el pecho, no hay derroches.
Tanto es el amor que emana.
Los ojos no se agachan, un aleteo interno
hace brotar las mieles de los labios.
¿De dónde surges fuerza?
cuando a veces sientes morir
el centro del alma por el dolor del mundo.
Publicar un comentario en la entrada

Archivo del blog