domingo, 2 de diciembre de 2012



Presentacion del libro POETA, 10 de noviembre en Café Con Letras. Capital Federal.

 
 

Aquel Amanecer
Inicios de la obra poética
de Juanita Pochet Cala

Vuelta a Casa - editorial y artes gráficas
calle 10 Nº 1586
La Plata - Argentina
Queda hecho el depósito que marca la Ley 11.723
Impreso en La Plata, Argentina



Estaciones
Santiago de Cuba, 1992

ABRÍ LA PUERTA
Me enamoré amigos
como el niño de sus juegos
amé el paso de 1a tarde embravecida
saboreé sorbo a sorbo
los olores de invierno
cultivé las mejores flores
abrigué el otoño entre mis dedos
esculpí versos en el pensamiento
corrí avenidas
me llovizné de sudor
regué huertos
amé la distancia y la cercanía
puse la primera piedra
abrí la puerta de mi mañana,
me enamoré.


LA LUNA EN EL BOLSILLO
Canto
al río que corre por mi garganta,
a los galopes que se agitan en mi pecho,
al dolor de la piel que arde en desespero,
a la palabra quebrada y al olor de mis huesos
a la causa de nuestros desaciertos,
al fin dél infinito y al humo de mi cuerpo,
al silencio que se esculpe en mis senos,
a mis manos y a mis pies ya sin freno
a mi cúspide vaga y a mis antojos fieros.
Canto
a la inocencia que mi voz siempre ampara
al valle de esperanza desnudo entre mi sangre,
a la pasión volcánica que mis ojos derraman,
a la brisa que llega cuando todo se acaba.
CANTO
Canto a mi canto,
lira que desborda en un mar su sonrisa estrellada
y le canto al verdor de la estación primera
que se abre como rosa para nacer del aire,
a los días de infancia y a la añoranza cierta
del poeta que anhela descubrir nuevas sendas
y te canto y te canto, enmudecida, absorta,
con la pasión qué nunca te nombrará otra boca.




Franqueza
Santiago de Cuba, 1994

I
CABÁLGAME, POESÍA

NADIE COMO YO


Nadie como yo,
venció la fuerza del viento
ni soñó con arpas y violines.
Hay pájaros que nunca pueden posarse,
se adueñan de los campos
y nos dejan sin el canto.
Hay caminantes que rondan
y tratan de acunar nostalgias,
desconocen la ruta y escalada,
el camino que se pierde en la montaña.
Nadie como yo bebió del llanto,
alimentó la esperanza
y floreció tarde
en medio de tempestades.

Hay soles que aparecen
hasta de madrugada,
se vuelven lúgubres, aislados.
Soy dueña de mi suerte y de mis actos.
Nadie como yo acarició el fuego,
ni amó las horas
embriagadas del dulzón amargo.
Fueron cauces mis manos, lluvia mis labios.
Nadie como yo,
hizo estos versos cabalgando.

FRANQUEZA

Duele aparecer de cascabel,
el alma derretida, perlada la frente
y esta gota de alguien en la pupila.
Ven,
en mi jardín no crecen madreselvas
y de noche callaron los grillos.
He borrado una supuesta nostalgia
desde que observo mi rostro en el espejo.
Tendrán que perdonarme
esta palabra llena de desorden,
alimento sigiloso, la tos que me conmina, +
el rocío, las mañanas con sus flores.
Tendrán que perdonarme quienes no comprendan
la estatura del aliento.
El deseo es una franja a la intemperie
que se conquista, con las puntas de los dedos
y yo aprendí a empinarme.
Por eso duele ser tan franca
acostumbrada cada día al paso de la lluvia,
al ruido del mar y sus olores,
a mi despeinada cabellera riza,
al pitusa desteñido a pesar de las entrecomillas.
Sin dudas, tendrán que eliminarme de la tierra.
Me considero una tonada en sol mayor
de algún violín.
Vivo más cerca de mis circunstancias,
aunque también a veces, me canse tanta hipocresía.


Franqueza - Primera edición



La luna en el bolsillo
La Plata, 1997


NOS BUSCAMOS
Bajo la misma luz con sus hechizos nos buscamos,
en la sangre el faro, costra de los siglos.
Aprendimos a andar lejos de los mercados
con su carencia espiritual.
Nos buscamos
pul que precisamos de nuestras pertenencias
olvidados del hosco zumbar de las moscas
para no seguir muriendo de esta muerte
de vernos fantasmas.
Nos preferimos imprevistos bohemios de sueños
enjendro de paz y ternura,
ruiseñor que se visita cada mañana
para anunciar nuevas galaxias,
poblándonos de azahares sobre la hierba húmeda.
Nos habitamos la sangre
sembrándonos árboles.
Nos buscamos
porque nadie como nosotros,
hizo una declaración a la nostalgia
ni reclamó la ausencia del sol.
Bebimos como niños los juegos perdidos
recostados a un taburete de indiferencia y olvido.
Para nosotros
la tarde vive desbordada,
modelándonos el tiempo.

¡¡AY, DE MIS POETAS!!
... las palmas, ¡ay!, las palmas deliciosas,
que en las llanuras de mi ardiente patria
nacen del sol a la sonrisa, y crecen...
José María Heredia


CASCABEL DE LAS MINAS

A Luisa Pérez de Zambrana.

En perlada frente del cobrero
alguien canta a las noches, a la musas,
triste, melancólica, taciturna plática a solas.
Qué bendición profesan nuestras palmas
majestuosas inclinan sus cabezas
y deslizan sus brazos al réquiem de tu nombre
Cascabel de las Minas.
Misterios danzan en las lomas
guardianas del santuario noble.
Qué melancolía visita la tarde
cuando todos te evocan, digna Luisa.
Yo estaré en los ojos que abrigan la ternura.
Cuando otros callen
haré un sol para tu nombre que dibuje las mañanas
será fuego de los que aman la dicha
sembrando la poesía.

AQUÍ NACIÓ EL POETA

Los murciélagos empiezan su fiesta
un teclado imperceptible abre sus alas
incienso baña este patio calzado de adoquines,
jazmines y naranjos.
Hay melodía en este tinajón,
pero yace cómplice entre balaustres,
pabellones calcinados, viejas tejas
que dan fe del nacimiento.
Aquí vio luz el poeta
un ángel la cabeza inclina,
su voz es canto dulce
afrodisíaca inspiración bulle y su expande.
Allá sus gigantes pasos
sus pasos lentos... en grande,
por aquí anda su Oda al Niágara.

CONFESIÓN

Resulta madre
que me devoro por dentro poco a poco,
que volcánicos mis sentimientos
no tienen espacio en mi pecho...
Resulta
que anoche desesperada,
salí a caminar con la luna
y no me conformaron las aventureras insinuaciones
constelares...
Resulta madre
que enajenada bebí impaciencias
y deseé tener tus mimos como un niño
que he querido romper la distancia,
desconociendo mis pasos.
A veces quiero cantar
y estoy toda bañada de melancolía.
Tengo miedo que este grito sea terremoto...
Resulta
que estallo por dentro,
no encuentro fuerzas.


Entre el púlico el Dr. Angel Kandel, poeta y coordinador del espacio Café con Letras.Nov 10 de 2012
Maravilloso público presente. ¡Gracias!
Grupo Infantil de música y danza La Colmenita 2.
Gabriela Maceira y Miriam Sofía (Acompañan con sus voces)
Grupo Infantil "La Comenita 2"
Un futuro artista. Bello personaje. Inegra "La Colmenita 2"

Publicar un comentario en la entrada

Archivo del blog